Cuando los riñones dejan de funcionar

Los riñones hacen varias funciones. Una de ellas es la de filtrar la sangre y separar de ella las toxinas que va transportando, para luego expulsarlas del organismo. Además de mantener equilibrado los niveles de ácido, minerales, mantienen el balance hídrico, etc. del perro y del gato. Cuando los riñones dejan de hacer sus funciones y de mantener el equilibrio de las toxinas en la sangre, se habla de insuficiencia renal.
Normalmente, los problemas de riñones empiezan a aparecer en animales ya maduros, debido a alguna infección, toxinas o alteración en el organismo y que ha podido dañar a este órgano. Cuando son más jóvenes, no tienen porque padecer ningún problema, salvo porque sea algo hereditario o porque se haya desarrollado mal el riñón en su crecimiento.

Cuando los problemas de riñón se presentan repentinamente se dice que es una insuficiencia renal aguda, que irá evolucionando hasta convertirse en crónica.

Cualquier comportamiento anormal de nuestra mascota como decaimiento, aletargamiento, incluso vómitos, bebe agua en exceso (polidipsia), orina también mucho (poliuria), etc., son señales para llevarlo al veterinario, quien se encargará de realizarle un estudio a nuestro perro o gato.

Seguramente le realice análisis de sangre, radiografía, comprobará su hidratación y adoptará las medidas necesarias. Lo normal es que le ponga un tratamiento con antibióticos, una dieta específica para la insuficiencia renal que le proporcione vitaminas que probablemente no tenga, facilitarle a la mascota el acceso a agua fresca y limpia.

Un saludo.
Noelia.

Anuncios